Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Deportes
04:15 PM / 19/06/2017
París se rindió otra vez ante la magia de Rafael Nadal sobre la arcilla
PL
0
Agencias

La Habana (PL) – Otra vez, sí, Rafael Nadal lo hizo por décima ocasión a pesar del desafío de jóvenes y experimentados rivales, porque su talento y maestría lo encumbran como el Rey del Roland Garros y el más grande jugador de tenis sobre pistas de arcilla.

Dos temporadas y media atrás, después de ganar su novena corona en la tierra batida parisina, las lesiones quebrantaron su carrera, perdió la punta del ranking mundial e incluso llegó a caer hasta el décimo lugar en la lista del 2015.

Tanto bajó su rendimiento que muchos de sus seguidores comenzaron a hablar de sus hazañas en pasado, pocos auguraban un resurgir del ídolo mayorquín que, como un guerrero innato, se multiplicó para solventar las dificultades y dominar a su antojo el desafío de los oponentes en la Ciudad Luz.

Ni una de las más prometedoras figuras del tenis mundial, el austríaco Dominic Thiem, ni el experimentado jugador suizo Stanislas Wawrinka pudieron detener a la "Furia de Manacor" en el camino a la conquista de su décima Copa de los Mosqueteros.

Thiem se inclinó ante el "Emperador" tras perder en semifinales 6-3, 6-4 y 6-0 en dos horas de confrontación, mientras Wawrinka rindió sus respetos luego de caer en la final 6-2, 6-3, y 6-1 en dos horas y cinco minutos.

Perolo más trascendental no es solo que levantó el trofeo por décima ocasión, sino de la forma que lo hizo, pues el orgullo español no perdió un solo set -tercera vez que lo alcanza- y apenas cedió 35 juegos en siete partidos disputados.

Las claves de acuerdo con especialistas están en su recuperación física y psicológica luego de tres campañas en que las lesiones laceraron su trabajo, y en el aumento de su fortaleza ofensiva que le permitió ganar el 60 por ciento de los puntos en menos de cuatro golpes.

Este quehacer de Nadal se reflejó en el tiempo general que demoró como promedio sobre la cancha, sólo una hora y 44 minutos, cuando por ejemplo Wawrinka necesitó dos horas y media para completar sus presentaciones.

"Ganar la décima corona aquí es muy especial. Gracias a todos. Estoy muy emocionado pero quiero reiterar que en este certamen me siento muy cómodo", expresó Nadal en la ceremonia de premiación.

Y es que sencillamente Nadal protagoniza una de las mejores campañas de su prolífera carrera deportiva, en la cual también conquistó por décima vez los Masters 1000 de Montecarlo y Barcelona, así como el quinto cetro en el de Madrid.

Su éxito del domingo pasado en la pista Philippe Chatrier de la glamurosa ciudad de París hace entender que a sus 31 años todavía puede aumentar su legado en este torneo y sobre todo, revive el duelo personal con su legendario y mítico rival Roger Federer en cuanto a la cantidad de pergaminos conquistados en certámenes de Grand Slam.

El "reloj suizo", como le llaman a Federer por la precisión de su juego, totaliza 18 trofeos en "Majors" tras el alcanzado en enero pasado en el Abierto de Australia, mientras Nadal archiva 15 con la última "Copa de los mosqueteros" en sus manos para desplazar a la tercera plaza histórica a otro grande del tenis mundial, el estadounidense Pete Sampras (14).

Tan grande es su trayectoria deportiva que figuras como el australiano Roy Emerson (12), su compatriota Rod Laver (11), el sueco Bjorn Borg (11), están detrás de él pero, más relevante se inscribe si vemos que hombres como los estadounidenses Jimmy Connors, André Agassi o el checo Ivan Lendl solo ganaron ocho.

Sin embargo, su trascendencia irá más allá del tiempo, especialmente si se mantiene con salud para encarar el reto de sus rivales y continuar agigantando su figura en las principales canchas del circuito profesional o en los mismísimos Juegos Olímpicos, en los cuales ganó el oro individual en Beijing-2008 y en dobles en Rio de Janeiro-2016.

EL MUNDO LE RINDIÓ PLEITESÍA A NADAL

Poco después de ganar el título 73 de su carrera, el 53 sobre tierra batida y el decimoquinto en eventos de Grand Slam, Rafael Nadal recibió la felicitación de entrenadores, rivales y admiradores.

"De seguro está jugando el mejor tenis de su vida. Ha sido demasiado bueno por eso le quiero felicitar. Tú y el equipo que te acompaña son un ejemplo para el mundo del tenis", señaló Wawrinka poco después de perder la final.

Su compatriota y archirrival histórico de Nadal, el mítico Roger Federer, calificó de extraordinaria la hazaña del español.

"Jugó maravillosamente. Que pudiese imponerse de esa manera es un logro gigantesco, realmente abre un camino. Es bonito ver que pudo alcanzar un objetivo tan grande, eso me motiva a continuar mi carrera", expresó Federer, ganador de 18 trofeos en torneos de Grand Slam.

Carlos Moyá su actual entrenador, aseguró que su discípulo es por mucho el mejor tenista de la historia sobre tierra batida y auguró nuevos triunfos para él, en tanto el Rey Juan Carlos I le manifestó sus congratulaciones en el estadio y su sucesor,  Felipe VI, las transmitió vía Twitter.

"Para Rafa no hay dos sin tres, sin cuatro, sin cinco, sin seis, sin ocho, sin nueve, sin diez. Gigante Nadal. Leyenda del deporte mundial, 10 veces campeón de @rolandgarros", escribió su majestad.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS